La Coctelera

Las manos en los bolsillos

Categoría: Canciones para...

En lo menos crudo del crudo invierno

Pasó la marabunta. Las aguas vuelven a su cauce. Ya no se oye el estruendo después de la tormenta. Y sin embargo, ahora que la calma enfría los motores, algo extraño suena en la fría noche invernal. Algo que grita que ya nada volverá a ser lo mismo, que pase lo que pase, como diría san Nacho, tendremos miedo toda la puta vida, decidamos lo que decidamos. A pesar de haber sobrevivido a las Navidades. Y eso, dadas las circunstancias, no es poco. No es nimio, desde luego, porque vaya tela...

Pero empezamos con las "campanadas" de La 2, y con Amanece que no es poco, probablemente uno de los mejores comienzos de año que se puedan esperar. Y con un viaje, previa fiesta familiar trastocada por una gripe más estentórea que nunca (duró horas, y provocó un ataque de ansiedad en pleno viaje, algo ciertamente molesto), a la Girona invernal en un hotel de semilujo para el veraneo, y que siempre tiene ese aire decadente que dan las instalaciones fuera de temporada. Los habitantes del hotel parecíamos esnobs fuera de sitio y de lugar, desayunando productos ampurdaneses y zumo artificial con el mar de fondo y los pinos (esos pinos) del litoral gerundense. Todo decadencia y savoir-faire. Adoro ese "¿todo ha estado bien?" de la recepción de un hotel que en agosto cobra más de cinco veces lo que nos costó en la baja temporada invernal. Contestas que sí, que por supuesto, como si fueses una dama enjoyada y envuelta en su marabú rosa. "Claro, ha estado muy bien, gracias. Volveremos", ¡no te jode!

Y entre medias, mar...

bosques...

y piedras centenarias.

Todo esto, por supuesto, revisable y ampliable en mi página de Flickr.

Y no hacía frío, pero ahora sí, y mucho. Hemos pasado de lo menos crudo a lo más crudo del crudo invierno en apenas una semana. Y, sí, debo confesarlo, en alguna ocasión no me he atrevido a coger la moto; pero no en todas, claro. Hoplita que es uno...

Pero para confesar cosas inconfesables debo decir que he caído (con la moderación que da eso que se llama adultez, claro, y un poco también con la cordura necesaria para domar este tipo de maquinaciones del demonio) en las redes de esa máquina diabólica que es la Xbox360. Sí, amigos, lo que me faltaba para dejar de ser bohemio. Pero claro, uno se sumerge en, pongamos por caso, el claustrofóbico submundo del Bioshock, o en las cálidas tierras (como una peli, tú...) de Red Dead Redemption y, en fin, se pierde, se pierde.

Hablando en serio: sé que los videojuegos son lo que son, pero en un momento concreto de este último, cuando dejas las áridas estepas del lejano oeste americano, a lomos de tu caballo, con el ruido de los cascos sobre la tierra, después de haberte cargado a un par de decenas de bandidos mexicanos desde una balsa; cuando llegas, al fin, a México, en otra árida y solitaria estepa, despides a tu compinche y comienzas a cabalgar por la tierra todavía perteneciente a la frontera, en los altavoces resuenan estos acordes:

De veras, sin ser un "jugón", me he pasado mis buenas horas delante de un videojuego, devanándome los sesos con alguna que otra pantalla, y viviendo a veces experiencias visuales (gráficas, podría decirse) apabullantes, pero lo que sentí cuando sonó esta canción de José González, llamada "Far away", juro por el demiurgo que no lo había sentido jamás, y creo sinceramente que sólo lo he podido sentir con alguna película. Pero, ¡válgame que estamos hablando de un videojuego! Tal fue así que durante todo el tiempo que duró la canción (y puede ser mucho en el fragor de un juego) me dediqué simplemente a vagar con mi caballo sin rumbo fijo, dejándome mecer por la ligera brisa y por los paisajes que acababa de ver por primera vez. Señores, señoras, esto de los juegos va en serio, y este caso, sinceramente, no es que me haya sorprendido, es que me está resultando una experiencia única. Y el primer sorprendido soy yo, podéis comprenderlo.

Un asunto más: el último concierto. Claro. Un nuevo dinosaurio de la new wave, The Chameleons, o The Chameleons Box para los amigos. Primera impresión: que ya vamos teniendo una edad muy mala, público asistente y artistas. Estábamos casi todos, pero con veinte años más encima. Y fue entrañable, nos ha jodido mayo que fue entrañable. Ellos no sonaron mal, y nosotros suspiramos con "Second skin" y demás como era de esperar, pero quizá lo más reseñable, en este primer concierto post liga-antitabaco, no estaba en el escenario, sino un poco más abajo: que sí, que vale, que puede que sea agradable salir de un garito como tal y de un concierto como tal sin oler a colilla, pero hay tres salvedades que hacer:

  • ¡anda que no se pierde glamour!
  • ¡anda que no se tiene envidia de los músicos y sus cigarritos a los bises!
  • y, por último, pero no menos importante, sino MÁS importante, como preveíamos, el olor de tabaco aislaba del olor a chotuno que hay en una sala en mitad de un concierto. De veras, hay gente muy guarra, y huelen francamente mal.

Y para terminar este "post de-sastre", como suelen ser la mayoría de mis últimos posts, tendré que mencionar mi última experiencia culinaria: el Kabuki madrileño (gracias, JJ). El menú: ensalada de algas con sashimi y sésamo, niguiris de carabineros, sashimi de la casa (que incluía ventresca de tataki, o atún-toro), makis de atún con cebolleta, niguiri de erizo, makis de tempura de langostino con huevas de salmón y la estrella de la casa: niguiris de pez mantequilla con trufa. Un vino argentino blanco seco muy recomendable y un postre de chocolate espectacular (aunque no pegara demasiado con la comida, la verdad). En resumen: delicioso, una flipada de sabores, texturas y presentaciones. Caro, claro, pero era una ocasión muy especial, y como tal tenía que ser sorprendente; y lo fue, vaya que si lo fue. Increíble, diría yo.

Termino ya, que no he escrito en un mes, y no puedo escribir en un post lo que no he hecho en treinta días. Pronto seguiremos, jodidos, pero contentos, y al pie del cañón, aunque del cañón queden apenas unos girones de hierro maltrecho.

Canciones para mandarlas al espacio

Vamos a no ponernos nerviosos... Imaginaos que tenéis la oportunidad de mandar un cd al espacio grabado con las mejores canciones que ha sido capaz de grabar el ser humano en su historia. Hablo de LAS MEJORES, de aquellas históricas que no sólo sean famosísimas, sin que sean hermosas y dejen un buen sabor de boca a los alienígenas cuando las encuentren. Canciones únicas, especiales, las que se pueden escuchar cientos y cientos de veces, y que ocupan una parte importante de la memoria colectiva de todos nosotros, seamos de donde seamos y nos guste lo que nos guste. Valen canciones alegres, o tristes, o melancólicas, o del tipo que sean, incluso piezas clásicas o de jazz (si me indicáis bien la versión, por favor), pero que estén meditadas, que sean, de verdad, dignas de ser mandadas al espacio para que representen lo mejor de nuestros sonidos.

El componente subjetivo es evidentemente importante, pero debemos intentar huir de aquellas canciones demasiado "personales", y sólo hablar de las buenas buenas, de lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior, caprice de dieu. Incluso puede ser que las que os salgan suenen un poco trasnochadas, o incluso "horterillas", pero si son universales pueden valer. No sé si me explico, y os reiréis de la que encabeza la lista, pero si pienso en una canción universal pienso, claro, en el rey.

Ahora no se me ocurren más, pero lo meditaré. Ahí van:

[Si no tenéis ni idea de lo que os estoy hablando, mejor será que os paséis antes por este post, donde os explico todo.]

- "Suspicious mind", de Elvis Presley, del elepé From Elvis in Memphis (1969).
- "In a sentimental mood" de John Coltrane / Duke Ellington.
- "Purple rain" de Prince, del elepé homónimo (1984).
- "Heroes", de David Bowie, del elepé Heroes (1977).
- "A change is gonna come" de Sam Cooke.
- "What's Going On" de Marvin Gaye.
- "Angie" de The Rolling Stones.
- "Come as you are" de Nirvana.
- "London Calling" de The Clash.
- "Electrolite" de R.E.M.
- "Stairway to heaven" de Led Zeppelin.
- "Another Brick in the wall" de Pink Floyd.
- "Once in a Lifetime" de Talking Heads.
- "We Will Rock You" de Queen.
- "Far away (so close)" de U2.
- "No surprises", de Radiohead.
- "First We Take Manhattan" de Leonard Cohen.
- "With a Little Help from My Friends" de The Beatles, del elepé Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967).
- "Raiders on the storm", de The Doors.
- "Adagio", de Tomaso Albinoni.
- "Requiem", de Tomás Luis de Victoria.

Canciones para bailar

Bueno, era obvio que más tarde o más temprano me tuviera que acordar de ellas, aunque esta vez ha sido por aclamación popular (de nada, Innes). Venga, va, canciones para bailar, pero estableciendo unas mínimas reglas: nada de obviedades, nada de chunda-chunda, nada de cosas demasiado raras (quiero decir, un mínimo de compás de baile) y, en la medida de lo posible, nada "demasiado comercial" ni demasiado (con perdón) hortera. Esas canciones en las que, sin darte cuenta, sientes que se mueven los pies. Con esto quiero decir que no son canciones "de baile", sino canciones para levantarse de la silla y ponerse a dar vueltas en la habitación sin poder parar los pies.

Creíais que iba a ser fácil, ¡eh! Pues no. Tampoco lo es para mí, así que debo proponer, y propongo, un tema en medio de todos los caminos: "Wonderful world".

[Ilustración de Mary Fischer.]

[Si no tenéis ni idea de lo que os estoy hablando, mejor será que os paséis antes por este post, donde os explico todo.]

- "Wonderful world" de Sam Cooke, del elepé Sam Cooke (1958).
- "Tape loop" de Morcheeba, del elepé Who Can You Trust? (1996).
- "Billy Jean", de Michael Jackson, del elepé Thriller (1982).
- "Kiss", de Prince, del elepé Parade (1986).
- "19-2000" de Gorillaz, del elepé Gorillaz 01 (2001).
- "Our darkness", de Anne Clark, del elepé Joined up writing (1984).
- "Jailhouse rock", de Elvis Presley, del elepé homónimo (1957).
- "I got you (I feel good)" de James Brown, del elepé homónimo (1966).
-"Groove is in the heart", de Deeelite, del elepé World Clique (1990).
- "Elevation", de U2, del elepé All That You Can't Leave Behind (2000).
- "I'm to sexy" de Right Said Fred, del elepé Up (1992).
- "Rock 'n' Roll High School" de The Ramones, del elepé End of the century (1980).
- "Simply irresistible" Robert Palmer, del elepé Adictions, Vol. 1 (1989).
- "Adicted to love" de Robert Palmer, cantada por Tina Turner, del elepé Tina live in Europe (1988).
- "Lust for life" de Iggy Pop, del elepé homónimo (1977).
- "Dancing in the dark" de Bruce Springsteen, del elepé Born in the U.S.A. (1984).
- "Bad 'n' ruin" de Faces, del elepé Long player (1971).
- "Jackie Wilson said (I´m in heaven when you smile)" de Van Morrison, del elepé Saint Dominic preview (1972).
- "I say a little prayer" Aretha Franklin.
- "Up around the bend" de Creedence Clearwater Revival, del elepé Cosmo's factory (1970).
- "Highway to hell" de AC/DC, del elepé homónimo (1979).
- "Pride (in the name of love)", de U2, del elepé The unforgettable fire (1986).
- "Two princess" de Spin Doctors, del elepé Pocket Full of Kryptonite (1991).
- "Fisherman´s blues" de The Waterboys, del elepé homónimo (1988).
- "Listen to her heart" de Tom Petty, del elepé You're Gonna Get It! (1978).
- "Like a rolling stone" de Bob Dylan, del elepé Highway 61 Revisited (1965).
- "Volunteers" de Jefferson Airplane, del elepé homónimo (1969):
- "The Boogie twist part II" de Colin James, del elepé Colin James and the Little Big Band (1993).
- "Shake" de Otis Redding, del elepé Otis Blue: Otis Redding Sings Soul (1966).
- "Everybody needs somebody to love", de Salomon Burke, interpretada por The Blues Brothes, del elepé Blues Brothers [Original Soundtrack] (1980).
- "Think" de Aretha Franklin.
- "What I'd say" de Ray Charles.
- "Another Saturday Night" de Sam Cooke.
- "I Want you Back" de The Jacksons 5.
- "September" de Earth, Wind & Fire.
- "Dance to the Music" de Sly and The Family Stone.
- "Celebration" de Kool & The Gang.
- "I'm Every Woman" de Chaka Khan.
- "Wid Thing" de Tone Loc.
- "911" de Public Enemy.
- "Pump up the Jam" de Technotronic.
- "Canned Heat" de Jamiroquai.
- "California Love" de Tupac.
- "Could you be love" de Bob Marley.
- "Rescue me" de Fontella Bas.
- "You can't hurry love" The Supremes.
- "This old heart of mine" de The Isley Brothers.
- "Security" de Etta James.
- "Please mr.postman" de The Marvelettes.
- "Cool jerk" de The Capitols.
- "Higher & Higher" de Jackie Wilson.
- "Soul Man" de Sam & Dave.
- "Show me" de Joe Tex.
- "Twistin' the night away" de Sam Cooke.
- "Mr Pitiful" de Otis Reeding.
- "Movin' on up" de Curtis Mayfield.
- "Heatwave" de Martha & The Vandellas.
- "Break on through", de The Doors.

Canciones para la melancolía

Pendiente de recopilar todo el universo de canciones que estoy manejando para la anteriores categorías, había dudado en abrir o no ésta, pero una canción de Antony and the Johnsons tiene la culpa de que lo haga. Creo, además, que en esta ocasión voy a traspasar ciertos límites y voy a incluir incluso canciones consideradas "clásicas", es decir, de música culta, aunque la datación será peor, evidentemente. En fin, son canciones para los momentos en los que la melancolía te agarra por los bajos y te aplasta vilmente. Además, no avisa, ni respeta horarios; puede atacar cuanto menos te lo esperas, y hacer crecer en ti lo que yo llamo el "síndrome Calimero". Supongo que ya me entendéis.

Allá van:

. "Mysteries of love", de Lynch / Badalamenti, en la versión de Antony and the Johnsons, del ep I fell in love with a dead boy (2005).
. "Nadia", de Michael Nyman, de la banda sonora de la película Nine songs (2004).
. "Gymnopédie", de Erik Satie.
. "It never entered my mind" de Miles Davies, del elepé Workin' (1956).
. "Don't explain", interpretada por Billie Holiday o Dinah Washington.
. "At least that´s what you said", de Wilco, del elepé A ghost is born (2004).
. "On the beach", de Neil Young, del elepé homónimo (1974).
. "Lover you should have come over", de Jeff Buckley, del elepé Everybody hear wants you (1998).
. "Slim slow slider", de Van Morrison, del elepé Astral weeks (1968).
."In the hour of not quite rain" de Buffalo Springfield, del elepé Last time around (1968).
."Carry home", de Mark Lanegan, del elepé I´ll take care of you (1999).
."Little girl blue" de Janis Joplin, del elepé Pearl (1971).
."Ballad in urgency" de The black crowes, del elepé Amorica (1994).
."Castles made of sand" de The Jimi Hendrix Experience, del elepé Axis: bold as love (1967).
."The piano has been drinking (not me)" de Tom Waits, del elepé Small change (1976).
. "Summertime" de Porgy & Bess, interpretada por Ella Fitzgerald y Louis Armstrong.
."La mer" de Charles Trenet.
. "Quand on n'a que l'amour" de Jacques Brel.
By this River" de Brian Eno
."Sunday Morning" de The Velvet underground, del elepé Peel Slowly and See (1970).
."Berlin" de Lou Reed, del elepé homónimo (1973).
."Forever" de The Beach Boys, del elepé Sunflower (1970).

Canciones para pasear por la ciudad

Un día de primavera, con buena temperatura, nada mejor que hacer, música en tu reproductor y un largo día para pasear sin hacer nada. Sólo fijarte en la gente anónima que pasa delante de ti, sin otra cosa en que pensar en decidirte por qué calle vas a tirar cuando llegues a la siguiente esquina.

Perdonad la sutileza, pero no son canciones para serenidad, como en esa categoría, eh. Es un rollo más urbanita, así que nada de lagos cristalinos, sino calles llenas de gente y coches.

Por supuesto, esta es la mejor categoría para llevarla a cabo... ¡con las manos en los bolsillos!

[Disculpad que no ponga nada más ahora, pero la primera canción tiene la culpa de la creación de esta categoría. Seguro que se me /os ocurren más.]

[Si no tenéis ni idea de lo que os estoy hablando, mejor será que os paséis antes por este post, donde os explico todo.]

. "Une journee banale a New York City" de Isabelle Antena, del elepé Tous mes caprices (1988).
. "Dress up in you" de Belle and Sebastian, del elepé The life pursuit (2006).
. "The Man Who Sold the World" de David Bowie, del elepé The Man Who Sold the World (1970).
. "The Way It Is" de Bruce Hornsby & The Range, del elepé homónimo (1986).
. "Englishman in New York" de Sting, del elepé Nothing like the sun (1987).
. "Hairdresser on fire" de Morrissey, del elepé Viva hate (1988).
. "Leaving New York" de R.E.M., del elepé Around the sun (2004).
. "... Of lights" de Jack, del elepé Pioneer Soundtracks (1996).
. "No cars go" de The Arcade Fire, del epé Arcade fire (2003).
. "City sickness" de Tindersticks, del elepé Tindersticks (1993).
. "Trash" de Suede, del elepé Coming up (1997).
. "You have", de Marc Almond, del elepé Vermin in ermine (1984).
. "People say" de Papas Fritas, del elepé Building and Grounds (2000).

Recopilando datos y canciones (por primera vez)

Dada la magnífica respuesta obtenida a mis anteriores convocatorias (¡gracias, gracias, gracias, gracias!; estoy abrumado), llegó la hora de recopilar datos y hacer el primer recuento. Hay mucho material, y entre todos hemos hecho un impresionante recorrido por la música popular de las últimas décadas que va desde el lejano 1947 de "La vie en rose" de la Piaf hasta la Madonna del 2005 o el Josh Rouse de 2006. Un magnífico periplo por todos los estilos, formaciones y experiencias sonoras que ahora me toca a mí labor de recopilar, ajustar, medir y colocar para hacer realidad esos discos de "canciones para..." que todos estamos esperando. Vamos a hacer recuento. Ahí van los resultados por ahora de CANCIONES PARA:

. Un viaje en coche: 21 canciones. Material suficiente para hacer un disco.
. Conducir de noche: 16 canciones. Puede mejorarse, pero iré haciendo una primera versión.
. Un día lluvioso: 17 canciones. Igual que en el caso anterior, haré una primera versión a la espera de más colaboraciones.
. De acantilado: unas sorprendentes 14 canciones que harán las delicias de los que puedan pasearse, cual protagonista de Quadrophenia, por los acantilados de Brighton.
. Para días radiantes: ¡Guau! 29 maravillosas canciones que estoy deseando escuchar juntas.
. Para el desasosiego: A pesar de que es una categoría complicada, ya hay 12 temas que probaré qué tal suenan, pero que necesitan "amiguitos".
. Para la serenidad: Magníficas 19 canciones que están deseando irse de paseo juntas.
. Para usar un tanque: ¡Flipado me tenéis! ¡26 canciones en esta categoría! ¿Qué pasa?, ¿hay muchas ganas de arrasar alguna que otra cosita? No me extraña. Estoy deseando escuchar el resultado.
. De amor: Era esperable el éxito, pero aún así 31 temas dan para mucho. Ya os contaré, y espero que podáis disfrutarlos.
. De desamor: ¡Sólo 10! Me esperaba más, la verdad. Es la categoría más floja. Espero que se solucione pronto... ;-)

Eso es lo que os puedo contar por ahora. Me pondré manos a la obra enseguida. Espero tener pronto los resultados, y os diré. La idea es "cerrar" categorías y ponerles orden. Eso no quita que se puedan hacer incorporaciones posteriores, pero se irán incluyendo a las listas en su orden correcto.

Prometo hacer nuevas categorías y abrir un apartado de canciones en español.

Gracias a todos. Me lo estoy pasando en grande con esto, y espero que sólo sea el principio.

Canciones de desamor

Y ahora os pido lo mismo: alejémonos de obviedades, porque, como decía el protagonista de Alta fidelidad, el pop y el rock están repletos de canciones de desamor, así que habrá que hilar fino para hacer una lista potable de canciones sobre el tema originales y, a ser posible, no demasiado blandengues.

Venga, que seguro que al final nos sale una buena colección. A las pruebas me remito: repasad si no cómo van quedando las listas anteriores.

[Si no tenéis ni idea de lo que os estoy hablando, mejor será que os paséis antes por este post, donde os explico todo.]

. "No more love songs", de Lloyd Cole, en la versión del elepé Music in a Foreign Language (2003).
. "One", de U2, del elepé Achtung baby (1991).
. "This Mess We're In", de P.J. Harvey, del elepé Stories from the city, stories from the sea (2000)
. "Where are they now?", de Gene, del elepé Drawn to the Deep End (1997).
. "Let down", de Radiohead, del elepé OK computer (1997).
. "Explode and make up", de Sugar, del elepé File Under: Easy Listening (1994).
. "Interstate 5", de The wedding present, del elepé Take fountain (2005).
. "Still life", de Suede, del elepé Dog man star (1994).
. "Shiver and Shake", de The Cure, del elepé Kiss me, kiss me, kiss me (1987).
. "Everybody hurts" de R.E.M. del elepé Automatic for the people (1992).
. "Love will tear us apart" de Joy Division, single de 1980.
. "Veruca Salt et Frank Black" de Vicent Delerm, del elepé Kensington square (2004).
. "Say hello wave goodbye" de Soft Cell, del elepé Don't stop erotic cabaret (1981).

Canciones de amor

¡Eh, eh! No nos pongamos nerviosos... En esta categoría quiero que afinéis, no deis pávulo a horteradas, obviedades y canciones demasiado fáciles. Quiero que escudriñéis en vuestros recuerdos musicales y penséis en canciones de amor especiales, originales, fuera de lo común. Más que canciones para arrimar cebolleta o estar en posición recostada y cómoda con vuestro amante (ambas categorías no os extrañe que aparezcan tarde o temprano), quiero canciones de esas que se piensan cuando estás enchido, pleno, embobado, enchochado/a (léase también "empollado/a") y miras la vida pasar con ese insólito y estúpido rictus que se les queda a los enamorados.

Pues eso... ¡a currar!

[Si no tenéis ni idea de lo que os estoy hablando, mejor será que os paséis antes por este post, donde os explico todo.]

. "Computer love", de Kraftwerk, del elepé Computer world (1981).
. "Right out of Your Hand", de Nick Cave and the Bad Seeds, del elepé Nocturama (2003).
. "Friday, I'm in love", de The Cure, del elepé Wish (1992).
. "The meaning of love", de Depeche Mode, del elepé A broken frame (1982).
. "There is a light that never goes out", de The Smiths, del elepé The queen is dead (1986).
. "With or without you", de U2, del elepé The Joshua Tree (1987) o "Who's wanna ride your wild horses, del elepé Achtung baby (1991).
. "It's only time ", de Magnetics fields, del elepé I (2004).
. "Jeannie's diary", de Eels, del elepé Daisies of the Galaxy (2000).
. "Perfect day", de Lou Reed, del elepé Transformer (1972).
. "The rose", de Bette Midler, del elepé homónimo (1979).
. "Like a hurricane" de Neil Young, del elepé American Stars 'n bars (1977).
. "Just like a woman" de Bob Dylan, del elepé Blonde on blonde (1966).
. "Killing me softly" de Roberta Flack, del elepé Killing Me Softly (1973).
. "La vie en rose" de Edith Piaf, del elepé homónimo (1974).
. "Jessica" de The Allmand Brothers Band, del elepé Brothers and sisters (1973).
. "Layla" de Derek and the Dominos, del elepé Layla and Other Assorted Love Songs (1970).
. "Sweet Child O' Mine" de Guns N' Roses, del elepé Appetite for Destruction (1987).
. "Black is the color of my true love´s hair" de Nina Simone, del elepé Wild Is the Wind/High Priestess of Soul (1964).
. "I've been loving you too long" de Otis Redding, del elepé Otis Blue: Otis Redding Sings Soul (1966).
. "Aín´t no mountain high" de Marvin Gaye & Tami Terrell, single incuido en la recopilación Marvin Gaye & His Women (1985).
. "Little wing", de The Jimi Hendrix Experience, del elepé Axis: Bold as Love (1967).
. “She's a sensation” de The Ramones, del elepé Pleasant dreams (1981).
. “I Just want to touch you” de Utopia, del elepé Deface the music (1980).
. “Let me into your life” de The Paul Collins’beat, del elepé The beat (1979).
. “You Got me crazy” de Shakin' Stevens, del elepé Shakey (1981).
. “My Girl” de Hoodoo Gurus, del elepé Stoneage romeos (1983).
. “Gabrielle” de The Nips, del elepé Bops, Babes, Booze and Bovver (1980).
. “I want you” de Elvis Costello & The Atractions, del elepé Blood & chocolate (1986).
. “Betwen you and me” de Graham Parker, del elepé Howlin' Wind.
, “Whenever you're on my mind” de Marshall Crenshaw, del elepé Field day (1983).
. “I'm gonna Love you too” de Blondie, del elepé Blonde & Beyond (1993).
. "My hand over my soul" de Marc Almond, del elepé Tenement Symphony (1991).